27 de diciembre de 2009

Primera vez

Siempre nos miramos como si fuera la primera vez
y siempre nos abrazamos como si fuera la primera vez
y cada vez nos besamos como si fuera la primera vez
y hacemos el amor como si todo fuera por primera vez
y dormimos abrazados como sintiendo el calor por primera vez

A veces, como si por vez primera nos interrogaras,
te preguntas cómo permanecemos por tanto, tan enamorados.
Cómo lo hago, para mirarte como si mis ojos sólo esperaran eso,
para abrazarte como si mis brazos fueran hechos para eso
para besarte como si mis labios no tuvieran otra función
para esperarte como si fueras lo que por siempre esperé
para cada vez sonreírte y besarte como por primera vez

Y con cada palabra cada día seducirte como por primera vez
y cada noche como por primera vez hacer el amor en el día
y por primera vez escaparnos como un par de adolecentes
y sonreírte siempre como si por primera vez te conociera.

Si despedirme hoy fuera como sumergirme bajo el agua,
cada nuevo encuentro es una vuelta a la superficie, un respiro.
Como si cada día, cuando te beso fuera por última vez besarte
y despedirme fuera, por primera vez encontrarte.

Para siempre volverte a encontrar, conociéndonos de nuevo
como si cada última vez fuera por siempre la primera,
nuevamente te repito, como cada día; Cuánto te deseo,
cuánto te miro, cuánto te abrazo, cuánto te beso,
Cuánto te quiero.

Con La Frente Marchita

Sentados en corro merendábamos besos y porros
Y las horas pasaban deprisa entre el humo y la risa.
Te morías por volver "Con la frente marchita" cantaba Gardel
Y entre citas de Borges, Evita bailaba con Freud.
Ya llovió desde aquel chaparrón hasta hoy.

Iba cada domingo a tu puesto del Rastro a comprarte
carricoches de miga de pan, soldaditos de lata.
Con agüita del mar Andaluz quise yo enamorarte,
pero tú no querías más amor que el del Río de la Plata.

Duró la tormenta hasta entrados los años ochenta.
Luego, el sol fue secando la ropa de la vieja Europa.
No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca, jamás, sucedió.
"Mándame una postal de San Telmo, adiós, ¡cuídate!"-
Y sonó entre tú y yo el silbato del tren...

Iba cada domingo a tu puesto del Rastro a comprarte
monigotes de miga de pan, caballitos de lata
Con agüita del mar Andaluz quise yo enamorarte,
pero tú no querías otro amor que el del Río de la Plata.

Aquellas banderas de la patria de la primavera,
a decirme que existe el olvido, esta noche han venido.
Te sentaba tan bien, esa boina calada al estilo del "Che".
Buenos Aires es como contabas, hoy fui a pasear,
y al llegar a la Plaza de Mayo me dio por llorar
y me puse a gritar: "¿Dónde estás?"

Y no volví más a tu puesto del Rastro a comprarte
corazones de miga de pan, sombreritos de lata.
Y ya nadie me escribe diciendo:
"No consigo olvidarte, ojalá que estuvieras conmigo en el Río de La Plata"

Joaquín Sabina

16 de diciembre de 2009

Resumen de este año

Quién no se ha sentido alguna vez como un mero objeto. Algo que se usa cuando se precisa y luego se descarta de inmediato.
Quién no estuvo ahí dando apoyo a alguien que nos necesitaba y ni bien se recupera ni se acuerda que existimos.
Siempre dicen eso de que hay que dar sin esperar que recibir, pero cansa....
LEY
"No trates como prioridad a quien te trata como opción"
  • ¿Dónde están los consejos cuándo se les necesita?
  • ¿Por qué uno tiene que deducir esas cosas luego de pasar momentos tan desagradables y nadie te da este tipo de consejos antes?

13 de diciembre de 2009

Claridad

Sería muy sencillo decir que tú no me provocas nada, sería muy fácil decir que tus palabras son transparentes, que me son tan indiferentes como el viento. Pero las cosas no son así de simples, no es tan fácil admitir cuánto te extraño, y concebir que sin ti me suelo mentir, hacerme el iluso que no se muere por estar en este momento a tu lado. Cuando nunca ha ido conmigo ser un tipo claro.

12 de diciembre de 2009

Viviendo Mentiras

Algunas veces vivir una mentira es querer estar ahí sin estarlo y no tener la cabeza sobre la tierra, es una mentira pensar en cosas que no vas a hacer, vivir teniendo miedo del futuro y lo que en él va a suceder, o bien querer todo el tiempo cosas que nunca vas a tener. Pero también vivir una mentira es sólo cuando te llamen responder, mentira es no saber qué mierda se hace y no tener idea qué mierda se es, mentira es nunca aceptarse discriminando todo lo que uno es. Vivir una mentira es creer que sólo una vez vas caer, o bien caer y quedarse ahí por siempre a perecer.

No Culpes a Nadie

Nunca te quejes de nadie, ni de nada,
porque fundamentalmente tu has hecho
lo que querías en tu vida.

Acepta la dificultad de edificarte a ti
mismo y el valor de empezar corrigiéndote.
El triunfo del verdadero hombre surge de
las cenizas de su error.

Nunca te quejes de tu soledad o de tu
suerte, enfréntala con valor y acéptala.
De una manera u otra es el resultado de
tus actos y prueba que tu siempre
has de ganar.

No te amargues de tu propio fracaso ni
se lo cargues a otro, acéptate ahora o
seguirás justificándote como un niño.
Recuerda que cualquier momento es
bueno para comenzar y que ninguno
es tan terrible para claudicar.

No olvides que la causa de tu presente
es tu pasado así como la causa de tu
futuro será tu presente.

Aprende de los audaces, de los fuertes,
de quien no acepta situaciones, de quien
vivirá a pesar de todo, piensa menos en
tus problemas y más en tu trabajo y tus
problemas sin eliminarlos morirán.

Aprende a nacer desde el dolor y a ser
más grande que el más grande de los
obstáculos, mírate en el espejo de ti mismo
y serás libre y fuerte y dejarás de ser un
títere de las circunstancias porque tu
mismo eres tu destino.

Levántate y mira el sol por las mañanas
y respira la luz del amanecer.
Tú eres parte de la fuerza de tu vida,
ahora despiértate, lucha, camina, decídete
y triunfarás en la vida; nunca pienses en
la suerte, porque la suerte es:
el pretexto de los fracasados.

Pablo Neruda

3 de diciembre de 2009

nunca vas a conocer a alguien como yo!!!

2 de diciembre de 2009

30 de noviembre de 2009

Ni lo intentes

Preciosa, mientras no sepas ser clara, tu silencio es el mejor argumento para no sacarte definitivamente de mi vida.

28 de noviembre de 2009

Las cosas de la manera que son

"No te quiero perder, me hiciste muy bien en estos días, me moviste cosas que no sabía que había adentro mío, y lo seguís haciendo en este momento porque me pusiste en la cara el gran problema que tengo yo conmigo misma que es no saber ser clara, no saber transmitir las cosas de la manera que son"

No escojas sólo una parte,
tómame como me doy,
entero y tal como soy,
no vayas a equivocarte.

Soy sinceramente tuyo,
pero no quiero, mi amor,
ir por tu vida de visita,
vestido para la ocasión.
Preferiría con el tiempo
reconocerme sin rubor.

Cuéntale a tu corazón
que existe siempre una razón
escondida en cada gesto.
Del derecho y del revés,
uno sólo es lo que es
y anda siempre con lo puesto.

Nunca es triste la verdad,
lo que no tiene es remedio.

Y no es prudente ir camuflado
eternamente por ahí,
ni por estar junto a ti
ni para ir a ningún lado.

No me pidas que no piense
en voz alta por mi bien,
ni que me suba a un taburete
si quieres, probaré a crecer.
Es insufrible ver que lloras
y yo no tengo nada que hacer.

Cuéntale a tu corazón
que existe siempre una razón
escondida en cada gesto.
Del derecho y del revés,
uno sólo es lo que es
y anda siempre con lo puesto.

Nunca es triste la verdad,
lo que no tiene es remedio.*

*Sinceramente Tuyo - Joan Manuel Serrat

25 de noviembre de 2009

El Arte del Conocimiento

"Quien no conoce nada, no ama nada. Quien no puede hacer nada, no comprende nada. Quien nada comprende, nada vale. Pero quien comprende también ama, observa, ve... Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una cosa, más grande es el amor... Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las frutillas nada sabe acerca de las uvas."*
*Philippus Aureolus Bombast von Hohenheim, conocido como Teofrasto Paracelso

24 de noviembre de 2009

Quiero

Quiero que me oigas, sin juzgarme.
Quiero que opines, sin aconsejarme.
Quiero que confí­es en mi, sin exigirme.
Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mi.
Quiero que me cuides, sin anularme.
Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mi.
Quiero que me abraces, sin asfixiarme.
Quiero que me animes, sin empujarme.
Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mi.
Quiero que me protejas, sin mentiras.
Quiero que te acerques, sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten,
que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas que hoy, hoy podés contar conmigo,
sin condiciones.

Jorge Bucay

Quiero Aprender

Quiero aprender a oírte sin juzgarte,
Quiero que me enseñes a opinar sin darte consejos,
Quiero aprender a confiar en mí sin exigirme,
Quiero enseñarte a ayudarme sin intentar decidir por mi,
Quiero aprender a cuidarte sin anularte,
Quiero que me enseñes a mirarte sin proyectar cosas en ti,
Quiero que aprendas a animarme sin empujarme,
Quiero enseñarte a abrazarme sin asfixiarme,
Quiero aprender a sostenerte sin hacerme cargo de ti,
Quiero que me enseñes como protegerte sin mentiras,
Quiero aprender a acercarme a ti sin invadirte,
Quiero que aprendamos a aceptar las cosas del otro que más nos disgusten, tanto como para no pretender cambiarlas,
Quiero que hoy, después de lo aprendido yo de ti y tu de mi, seamos capaces de elegirnos otra vez sin condiciones.

Jorge Bucay

22 de noviembre de 2009

Por ahí estás

21 de noviembre de 2009

A la Orilla de La Chimenea

Puedo ponerme cursi y decir, que tus labios
me saben igual que los labios que beso en mis sueños.
Puedo ponerme triste y decir, que me basta
con ser tu enemigo, tu todo, tu esclavo, tu fiebre, tu dueño.
Y si quieres también, puedo ser tu estación y tu tren,
tu mal y tu bien, tu pan y tu vino, tu pecado, tu dios, tu asesino.

O tal vez esa sombra, que se tumba a tu lado en la alfombra,
a la orilla de la chimenea, a esperar que suba la marea.

Puedo ponerme humilde y decir, que no soy el mejor,
que me falta valor para atarte a mi cama.
Puedo ponerme digno y decir, "toma mi dirección,
cuando te hartes de amores baratos, de un rato, me llamas".
Y si quieres también, puedo ser tu trapecio y tu red,
tu adiós y tu "ven", tu manta y tu frío, tu resaca, tu lunes, tu hastío.

O tal vez ese viento, que te arranca del aburrimiento,
y te deja abrazada a una duda, en mitad de la calle y desnuda.

Y si quieres también, puedo ser tu abogado y tu juez,
tu miedo y tu fe, tu noche y tu día,
tu rencor, tu porque, tu agonía.

O tal vez esa sombra, que se tumba a tu lado en la alfombra,
a la orilla de la chimenea, a esperar que suba la marea.
O tal vez ese viento, que te arranca del aburrimiento,
y te deja abrazada a una duda, en mitad de la calle y desnuda.
O tal vez esa sombra, que se tumba a tu lado en la alfombra,
a la orilla de la chimenea, a esperar...

Joaquín Sabina

18 de noviembre de 2009

Carta abierta

Hoy terminé mal, hoy quedé muy abajo después de verte.
La verdad es que no sé qué siento por ti, pero sé muy bien lo que no siento hacia ti, indiferencia.
Si hay algo que no quiero, es verte infeliz.
No me importa si no me miras, no me importa si no me diriges palabra. Incluso estoy dispuesto a no verte ni escucharte más si por un momento me concedieras la certeza de que aprecias el ahora, que tienes lo que quieres y valoras. Me harías muy pleno si antes de despedirme te viera por última vez sonreír.
No hay nada que quiera en este momento más que verte feliz.
A pesar de que no te conozco bien y quizás nunca lo haré, creo que la parte que comprendo tuya, es algo así como la diferencia entre lo que desconozco de ti y lo que conozco finalmente de mí que veo reflejado en ti. Bien por eso, te quiero, y si tú sientes algo parecido, no nos deberíamos obligar a permanecer a toda costa junto al otro.
Me queda un mes en Argentina, y antes de irme de vacaciones a mi país, quiero que tú me ayudes a equilibrar la balanza emocional que llevo como un pesado metal dentro mío.
Por favor dime qué puedo hacer para que tu tristeza no me parta el alma.

Daniel

15 de noviembre de 2009

El Extranjero (fragmento)

En cuanto salió, recuperé la calma. Me sentía agotado y me arrojé sobre el camastro. Creo que dormí porque me desperté con las estrellas sobre el rostro. Los ruidos del campo subían hasta mí. Olores a noche, a tierra y a sal me refrescaban las sienes. La maravillosa paz de este verano adormecido penetraba en mí como una marea. En ese momento y en el límite de la noche, aullaron las sirenas. Anunciaban partidas hacia un mundo que ahora me era para siempre indiferente. Por primera vez desde hacía mucho tiempo pensé en mamá. Me pareció que comprendía por qué, al final de su vida, había tenido un «novio», por qué había jugado a comenzar otra vez. Allá, allá también, en torno de ese asilo en el que las vidas se extinguían, la noche era como una tregua melancólica. Tan cerca de la muerte, mamá debía de sentirse allí liberada y pronta para revivir todo. Nadie, nadie tenía derecho de llorar por ella. Y yo también me sentía pronto a revivir todo. Como si esta tremenda cólera me hubiese purgado del mal, vaciado de esperanza, delante de esta noche cargada de presagios y de estrellas, me abría por primera vez a la tierna indiferencia del mundo. Al encontrarlo tan semejante a mí, tan fraternal, en fin, comprendía que había sido feliz y que lo era todavía. Para que todo sea consumado, para que me sienta menos solo, me quedaba esperar que el día de mi ejecución haya muchos espectadores y que me reciban con gritos de odio.

Albert Camus, El extranjero

14 de noviembre de 2009

Cuello

Cuando amarras tu claro cabello,
y dejas desnudo tu cuello.
Tu ya entonces tersa piel
adquiere todavía un tono más suave.
Y me das pistas como muestras fugaces
de alguna llanura de tu infinito paraíso.
Cuando sostienes esos risos sobre tu cuello descubierto,
quisiera ser yo un andariego, un aventurero
para aventurarme en esas tierras de tu reino de fuego.
Ahí comenzar mi viaje
atravesar tus fríos montes,
perderme incluso en tus bosques,
volver a respirar en tu cuello.

13 de noviembre de 2009

Encuentros

"Los encuentros no son ninguna casualidad dentro del círculo de la vida. Lo que pasa es que, la mayoría de las veces, la historia nos transforma tan rápido que frecuentemente olvidamos, ignoramos que desde el otro lado los encuentros se llaman reencuentros"

12 de noviembre de 2009

La felicidad

"Quien no sabe lo que tiene, no quiere lo que tiene...
Quien no sabe lo que quiere, no tiene lo que quiere...
Pensar en el ahora es saber muy bien lo que se tiene y se quiere. No hay otra forma de entender que para ser feliz, las cosas hay que tenerlas y quererlas a la vez."

Dedicado a Agustina Barada desde el fondo de mi alma

10 de noviembre de 2009

Paradojas

Si la contradicción es el pulmón de la historia, la paradoja ha de ser, se me ocurre, el espejo que la historia usa para tomarnos el pelo.

Ni el propio hijo de Dios se salvó de la paradoja. Él eligió para nacer, un desierto subtropical donde jamás ha nevado, pero la nieve se convirtió en un símbolo universal de la navidad desde que Europa decidió europear a Jesús. Y para más inri, el nacimiento de Jesús es, hoy por hoy, el negocio que más dinero da a los mercaderes que Jesús había expulsado del templo.

Napoleón Bonaparte, el más francés de los franceses, no era francés. No era ruso José Stalin, el más rusos de los rusos; y el más alemán de los alemanes, Adolfo Hitler había nacido en Austria. Margherita Sarfatti, la mujer más amada por el antisemita Mussolini, era judía. José Carlos Mariátegui, el más marxista de los marxistas latinoamericanos, creía fervorosamente en Dios. El Che Guevara había sido declarado completamente inepto para la vida militar por el ejército argentino.

De manos de un escultor llamado Aleijadinho, que era el más feo de los brasileños, nacieron las más altas hermosuras del Brasil. Los negros norteamericanos, los más oprimidos, crearon el jazz, que es la más libre de las músicas. En el encierro de la cárcel fue concebido Don Quijote, el más andante de los caballeros. Y para colmo de paradojas, Don Quijote nunca dijo su frase más célebre. Nunca dijo, "ladran sancho", señal que cabalgamos.

"Te noto nerviosa", dice el histérico. "Te odio", dice la enamorada. "No habrá devaluación", dice, en vísperas de devaluación, el ministro de Economía. "Los militares respetan la Constitución", dice en vísperas del golpe de estado el ministro de Defensa.

En su guerra contra la revolución sandinista, el gobierno de los Estados Unidos coincidía, paradógicamente con el Partido Comunista de Nicaragua. Y paradójicas habían sido, al fin y al cabo, las barricadas sandinistas durante la dictadura de Somoza: las barricadas que cerraban la calle, abrían el camino.


Eduardo Galeano, "El Libro de Los Abrazos"

8 de noviembre de 2009

Arte Latinoamericano

"La identidad no es una pieza de museo, quietecita en la vitrina, sino la siempre asombrosa síntesis de las contradicciones nuestras cada día." (E. Galeano)
La cultura no es un concepto estático, lo estamos modificando constantemente en el acto. El folklore, es aquel movimiento que intrínsecamente, nos llama de m
anera activa a resistir lo que hace mucho nos fue impuesto. Mientras lo material, las relaciones, el arte, son la fuerzas dinámicas que nos van determinando cada instante, las contradicciones implícitas en ellas, es aquello que por siglos permanece siempre intacto.

*Foto: Atahualpa Yupanqui

5 de noviembre de 2009

Vómito de problemas

"los problemas no se guardan, se vomitan encima de la gente"

si te deja conforme, y te alimenta el ego... te digo que en cuanto a lo nuestro tienes mucha razón... felicitaciones, ganaste!
en el mundo hay dos tipos de personas, las que se preocupan por ellas y las que no. definitivamente yo me colgué tarde al grupo de las primeras
nada, POR FAVOR ni una palabra, ni un llamado, ni un mail más, nada
nosotros en nada nos parecemos... me das vergüenza ajena
si en algo te preocupa... todas las cosas quedaron hoy dichas. y por lo tanto hechas... todas. este barco hasta acá nomas llega, se hunde con su show y nos ahogamos nosotros dos

por primera vez puedo decir que en estos momentos las palabras no me sobran...
también me quedo muy conforme sabiendo que lo último lo dije yo

y por cierto... me llamo Daniel

3 de noviembre de 2009

Ordenar

Para ordenar un cuarto siempre he dicho que hay que partir botando la basura, porque entre tantos desperdicios se pierden las cosas que realmente valen la pena.
Así mismo es con la vida, cuando pasan los meses con recuerdos llenos de mierda, es bueno pasar de vez en cuando la escoba, botar de una vez las emociones y esos malos momentos que tanto te estorban.
Sólo así se recuerda que las cosas suceden de manera cíclica, que todo malestar tiene su final, que cada cierto tiempo viene el respiro como un señor de la limpieza, ayudándote a botar la basura y rescatar todo lo bueno del mes anterior.
Si bien, tampoco hay que obligarse a ser todo el tiempo feliz, es importante mirarse uno el ombligo, pues todo cuarto tiene sus partes oscuras llenas de polvo, y una que otra pulcra entrada de luz.

2 de noviembre de 2009

Octubre

A Octubre le llaman el mes sin brazos porque nunca se compromete con nadie. Octubre se cayó un día a un pozo y ahí se quedó, en el barrio dicen que nadie lo quiere sacar en realidad. Octubre perdió la memoria, cree que siempre ha vivido entre la sombra y la oscuridad. La leyenda cuenta que Octubre come tanta tierra cada año que se va muriendo de obesidad, aún no se sabe si finalmente muere producto del hambre o le nacen ganas de escapar.

29 de octubre de 2009

Cambiemos lo que somos

"La identidad no es una pieza de museo, quietecita en la vitrina, si no que es siempre la asombrosa síntesis de las contradicciones nuestras cada día"*

Mientras estoy de cabeza intentando construir este rompecabezas, con el tiempo veo como van apareciendo nuevas partes cuya existencia ignoraba, y no me sorprendo de su presencia, pues por lo general las consigo acoplar casi sin dificultad. No obstante, noto con desgana como tú eres una de las porfiadas, de esas piezas que por más que insista no hallo la manera de hacer encajar.
El momento extacto en que te tomo entre mis dedos para hacerte entrar en mi vida, algo cambia y algo se paraliza de manera irremediable dentro de mi. Ha desaparecido aquel propicio vacío que tenía destinado para ti, se ha esfumado el espacio para hacerte reposar dentro mío.
Te agarro entonces, de forma muy paciente, te tomo con sumo cuidado deslizándote justo a un costado de las otras partes y del resto del rompecabezas -la verdad, me frustra un poco saber que las cosas no salieron como las planee, que la historia con sus sarcásticos trucos, en el acto nos ha hecho cambiar-.
Me detengo y te observo con ojos expectantes, calmadamente miro cómo has cambiado, cómo en cuestión de segundos te has transformado. Yo admito estar bastante asombrado, casi como un niño anonadado que teniéndote entre sus manos, a pesar de todo, por nada del mundo te ha soltado. Las circunstancias me han enseñado que tú no eres como las demás estáticas piezas. Me he dado cuenta que eres más bien mi fino reflejo, que tú cambias con el tiempo al mismo ritmo que yo.
En el preciso instante en que te observo y te analizo, me observo cambiar a mí mismo y noto perfecto cómo los dos nos hemos transformado para avanzar. Y es cierto, tú fuiste aquella pieza que nunca encajó en mi rompecabezas, pero no eras el problema sino la solución. Siempre fuiste el comodín para encontrarle el por qué a todo esto.
Te leo concentradamente, te releo nuevamente, te trato finalmente como un mail que siempre entendí, y lento te voy conociendo pues me voy conociendo lento también a mí. Ha pasado algún tiempo y todavía te retengo cálidamente entre mis dedos, aun acariciándote ya no te miro con recelo, ni verguenza, ni dificultad.
Hace mucho ya me dí cuenta que no eras tú una pieza ni yo un escritor. Noté ya, que no hay ningún rompecabezas y menos pensador. Te miro nuevamente de frente, directo a esos preciosos ojos marrones, y aprendo de aquel tiempo que nunca fue, pues hace una eternidad que nos viene haciendo cambiar. Te cuento cómo ha pasado una vida para llegar hasta acá. Para juntos transformarnos y hacer este mundo cambiar. Para querernos, dejar de una vez las palabras y salir de este lugar.

*Eduardo Galeano, "El Libro de Los Abrazos", Celebración de Las Contradicciones/2.

23 de octubre de 2009

El Arte de Amar

"Supongamos al hombre como hombre, y su relación con el mundo en su aspecto humano, y podremos intercambiar sólo amor por amor, confianza por confianza, etc. Si se quiere disfrutar del arte, se debe poseer una formación artística, si se desea tener influencia sobre otra gente, se debe ser capaz de ejercer una influencia estimulante y alentadora sobre la gente. Cada una de nuestras relaciones con el hombre y con la naturaleza debe ser una expresión definida de nuestra vida real, individual, correspondiente al objeto de nuestra voluntad. Si amamos sin producir amor, es decir, si nuestro amor como tal no produce amor, si por medio de una expresión de vida como personas que amamos, no nos convertimos en personas amadas, entonces nuestro amor es impotente, una desgracia"*
*Karl Marx. "Nationalökonomie und Philosophie", 1844, publicada en Karl Marx, Die Frühschriften, Stuttgart, Alfred Kröner Verlag, 1953, págs. 300, 301.

17 de octubre de 2009

El Arcángel de Fuego

Según Dios, desde la creación del universo los ángeles son las criaturas que más se asemejaron a Venus en su belleza. Los antiguos escritos los recrean como seres un tanto torpes pues les afectan una enormidad el correr del tiempo y los cambios que lleva consigo la rotación de la tierra. Son seres tan frágiles que se lastiman con la proximidad de la gente, sus delicadas alas fácilmente se dañan cuando son expuestas a los ácidos hedores del suelo y subsuelo. Son criaturas tan sensibles que se pueden morir de pena luego de estar mucho tiempo confundidos en una vida terrenal que no pertenece a su reino.
El arcangel de fuego es uno de los cuatro primeros ángeles creados por Dios, se cuenta que es una criatura distinta al resto por su genio estremecedor. Emergió entremedio de las llamas, en el momento exacto en que se creó la galaxia, cuando por primera vez ardió el sol.
Cuenta la leyenda que un grupo de valientes mortales robó la historia de las mismas manos del creador para transmitirla de boca en boca hasta el día de hoy. Pero no es menos cierto que sólo desde hace pocos miles de años se sabe con certeza que la criatura existió.
El arcangel de fuego fue la criatura más bella y perfecta que alguna vez pobló el firmamento, su importancia radica en el abismante poder que esta criatura tenía para hechizar a los pobres hombres que se enamoraban de él.
Sus itinerantes vuelos recorrían la tierra de norte a sur. A pesar de que nunca se pudo alejar en realidad de su reino de fuego, el arcangel conocía el mundo mejor que cualquiera.
Por encargo de la máxima divinidad, su tarea consistía en visitar a los viajeros más tristes para darles cobijo y alegría, en especial a esos desorientados que poco conocían el sol, aquellos aventureros que por los común dormían de día.
Sus viajes eran fugaces escapes a la velocidad del viento, tan rápidos eran sus paseos por la atmósfera que pocos fueron los mortales que en el acto alcanzaron a escribir algo sobre él. Pero aquellos jóvenes que alguna vez se enamoraron del arcangel de fuego durante años guardaron registro en donde describen detalladamente cómo la estela de su vuelo contiene un narcótico perfume infinito e inolvidable. Cuentan además, que sus preciosos labios color carmín son dos delgadas hojas que cortan hasta al más duro con sus palabras, pero tambien que de vez en vez sonríen cuando los mortales se humillan y lo hacen reír.
Se murmura por algunas tabernas de recónditos poblados que su pequeña cintura es capturable sólo con la extensión de un brazo. Pero cuidado con intentar apresar al arcangel de fuego, pues no se a conocido a ser viviente con tal carácter cuando se le intenta privar de su bien más preciado, la libertad de poder volar.
La versión que pasa de cuando en vez por las bocas de algunos marineros es todavía más certera. Cuentan que el arcangel de fuego se movía con tal rapidez y habilidad cuando danzaba sobre las olas del océano que mareaba al más experimentado de ellos. También que sus ojos son las más bellas perlas que jamás haya visto un ser humano, sin embargo son a la vez la más cruel y triste de las armas, pues son ellas el reflejo mismo del amanecer y de la salida del sol en altamar.
Claros y brillantes hasta las entrañas sus ojos te dicen, te murmuran que las cosas alguna vez pudieron ser mejor...
La leyenda finaliza contando que aun el arcangel de fuego recorre a ratos la tierra, que todavía se escucha su particular sonido en las noches de tormenta. Se dice que el cielo inevitablemente llora por verlo entristecer a tanto corazón humano una vez que se va, que los corazones mortales encantados por el arcangel continúan por el resto de la eternidad clamando su amor, pidiendo que los vuelva algún día a visitar.
(15 de Septiembre del 2009)

14 de octubre de 2009

Paradigma

¿Qué hacer cuando aparece en tu vida alguien que te cambia el mundo?
Se te destruyen un par de teorías sobre la vida, tal vez ahora ves con distintos ojos a la gente y escribes uno que otro nuevo poema sobre destinos ocultos.
Eres distinto, no sé si un poco más feliz, pero de seguro alguien un poco más responsable, un poco más sensible a la vez. La libertad de poder cambiar, de poderte destruir para crear. ¿Eso eres tú?
Conocer una persona que te mueve el piso es algo importante, conocer a una persona que te toma y te eleva sobre el mundo es algo radical.
¿Qué hacer con las señales que te obsequia el mundo?, ¿Cómo poder responder ante algo tan poderoso que se ubica justo delante de ti?
Un mensaje, eso es encontrarse con el mundo, con otro mundo, con una persona que te hace ser otro. El descrubrir que te equivocaste en tantas ocasiones, que caíste en la trampa reiteradas veces, que creíste en un cruel engaño por siempre.
Eso significas tú...
Cuántas sensaciones quedan por vivir, cuántas situaciones por experimentar, cuántos lugares por recorrer. Cuál es el mundo que ocultas tras de tí. ¿Qué hacer contigo? ¿Qué hacer con esta pieza que no encaja en mi rompecabezas?
¿Habrá que volverlo a construir? ¿Me ayudarás? ¿Estarás tú ahí?

1 de octubre de 2009

Compañera

Querida, a veces me pregunto cómo hacer para no caer preso de tu lejanía y me cuestiono si a veces consigo ser en verdad un tipo paciente.
A veces querida, me pregunto si consigo ser total y absolutamente consciente de lo que es el mundo, si logro ser realmente consecuente con mi pensar. Ser yo alguna vez un hombre maduro, mirando el horizonte, echando una vista atrás.
A veces me pregunto si me alcanzarán los brazos para abrazar el mundo, si me alcanzará la boca para comer los conocimientos eternos, si me faltará piel para sentir esas sensaciones finas, si me quedará finalmente vida para vivir estas infinitas emociones mías.
Entonces apareces tú con tus brazos vida mía, compañera cariñosa, vienes hoy a compartir tus conocimientos. Te acercas para sentirnos el uno al otro cerca y te quedas para vivir emociones juntos hasta el infinito.
A veces cometo el error y me pregunto si el mundo tiene espacio para un tipo como yo, entonces la tristeza inunda mi alma y se me sale el orgullo por los ojos cuando me siento solo.
Pero gana la partida la alegría, y por lo general de visita en tierra extranjera, cuando sé que lo único que me queda es la certeza de que alquilo una pequeña casa dentro de tu corazón.
Vida mía.

Interpelaciones

Palabras impuestas, palabras,
lenguaje opresor de silencios.
Cíclicas ánimas dialoguistas del pensar,
son dictadoras en un sistema estructural.
Son exhibicionismo autoritario de muerte,
una guía obligada hacia una vida no terrenal.
Elevando, empujando contra el cielo
desechándonos luego, en la materialidad.
Reinan nuevamente sus ideas,
absolutistas opresiones del pensar.
La guerra de los mundos, la guerra de las guerras, la guerra social y cultural, la guerra del uno mismo. Del ser contra la otra realidad.
Siendo no más que sujetos de sentidos,
aun nos oprimen con lo espiritual.
Las palabras nos llenan de egolatría,
de triste barbarie y autoridad.
No es política ni economía,
ni leyes de mentira y falsedad.
Menos mal que nos falta vida, lenguajes
palabras imposibles de nombrar.
¿Qué nos queda, fuera de lo ajeno?
¿Qué no lleva nombre?
¿Qué nos es imposible aun interpelar?

25 de septiembre de 2009

Muerte Revolucionaria

Para el hombre revolucionario no existe el fin. Una vez que el revolucionario muere sabe que su idea perdura. Sabe que las ideas combativas son infinitas, como palabras y poemas que comienzan y terminan más allá de él. Para el revolucionario la muerte no es incertidumbre cuando cree firmemente en otro mundo, cuando sabe que la lucha continúa día a día, reproduciendo esperanza, reproduciendo lo que es para el joven energía.
El hombre revolucionario no valora la vida, mas no sea esta evidencia de contradicción, sabe que no hay nada que valga la pena si no fuera camnio de revolución. El revolucionario siempre muere joven y con una sonrisa, muere convencido de su vida, del contexto, de su lucha. El hombre revolucionario es tan sólo un hombre, un sujeto seguro de lo que es y de lo que vendrá.

24 de septiembre de 2009

El poeta típico

El poeta típico se sabe más típico que poeta...
El típico poeta está convencido hasta las entrañas de su historia, y de lo tristemente rápido que pasan las semanas y los días. El inmenso dolor de un sentimiento agobia hasta el tercer ventrículo de su corazón. Es el esfuerzo inherente del poeta por transformarse en un todo, mientras una inexpugnable fuerza lo tienta a estar a solas junto a vos. Muy seguro de que no existen causas perdidas, que los sueños no son simple producto de los libros y la imaginación. Está convencido que la mujer de quien se enamora es más que una compleja argumentación. Bien sabe que la relación de letras existe, que las palabras no son solo palabras y la distancia de cartas no es lejanía, sino un ancho puente de infinita comunicación. Y el poeta es el más típico poeta cuando sus frases son semillas diversas, y la mujer en quien cree es su tierra, su mundo, donde florece hasta la más última bella flor. Atípicamente afirma con fuerza que en las relaciones no hay nada escrito, mas no hay recetas ni fórmulas para solucionar el problema del amor. Si fuese yo poeta típico te diría que el más típico poeta no se cansa de las letras, y que se conoce más típico que poeta. Bien sabe lo que sucede y que te quiere a vos.

17 de septiembre de 2009

Die Küss


"El beso no terminaba. La boca femenina se demoraba en la suya, seguía jugueteando, insistía, cautivaba, se adueñó de sus labios con fuerza y avidez, se adueñó de su sangre y lo despertó hasta en lo más hondo, y en el largo y mudo juego, aquella mujer morena, adiestrándolo poco a poco, se entregó al muchacho, le dejó buscar y encontrar, lo enardeció y apaciguó su ardor." (Hermann Hesse - Narciso y Goldmundo)

La arqueología de la elección

Cuando nos sacaron, nos ubicaron directamente en cajones de propiedad, nos silenciaron y ocultaron a todos por igual. Cuando nos expulsaron y no teníamos dónde ir, fuimos extranjeros en nuestra antigua tierra. Cuando nos apartaron, les pagamos con trabajo por vivir en su suelo. Nos ubicaron a cada uno en una sección de la fábrica, nos dijeron que eso se llama trabajo asalariado, que se tiene que hacer eso necesariamente para vivir. Nos convencieron que la vida se vive mejor con dinero, nos murmuraban que el dinero es magia que te da poder por sobre los demás. Nos enfrentaron, nos hicieron pelear entre nosotros, cuando no lo hacemos nos dicen que es la moral. Nos convirtieron en proletarios, fuimos explotados, enajenados del resto y de la tierra. El capital nos convirtió en objetos, nos convenció que el dinero es poder, dios, padre y pan. Aún hoy nos tratan de convencer que existe lo que se llama ética, todavía nos dicen que hay cosas que elegimos.

8 de septiembre de 2009

Resistencia

Imagina que estando en el infierno, una roca gigante te aplastara mientras subes el monte del olimpo. O que una enorme serpiente te engullera cuando nadas en el mar del olvido. Eso es cuando una ideología, un padre, o un dios, te somete al principio de autoridad. Cuando una cadena de ideas ata una por una las extremidades de tu mente.
Por el simple acto de mantenerte en pié, reflejarías para el resto una persistente imagen de guerra sin paz, de aunténtica lucha y arte, de un permanecer siendo y no estar. Pero nuevamente la historia nos aplasta como una avalancha, y un corazón agerrido se ancla a las tierras de su infierno queriendo que las cosas permanecieran siempre igual.
Luego de la avalancha, la roca y la serpiente vienen de nuevo, mayores y más fuertes, con la incipiente intención de aplastar y engullir. Pero el hombre lleva ya mucho tiempo sometido a esta maldición, ya es uno con la tierra, por más que se intente no perecerá.

4 de septiembre de 2009

M.A.

Anoche soñé que frente a tus ojos era un ser bello y que existían palabras que decían sólo lo que tú querías oir. Soñé ayer que manejaba el tiempo a mi antojo, dejándo aquel momento congelado para siempre. Soñé que era un dios, y que transformaba el mundo hasta dejarlo a tu medida.
Es triste pensar ahora en las limitaciones de uno, es triste saber que lo de ayer fue sólo un sueño, que las personas nos movemos y cambiamos para nunca volver a ser los mismos.
Añoche soñé que existía una mujer perfecta en el mundo y esa eras tú.
Soñé que en una ciudad llamada Buenos Aires estuvo de paso una mujer perfecta. Por causas del azar, hizo una escala en la ciudad del tango y brindó a este corazón un suave suspiro, que estará presente de hoy en adelante para siempre.
Es una historia sin explicación, sin un por qué. Hoy no existen motivos, causas ni razones, para exiplicar el suplicio de no poder volver atrás.
Si hasta entonces, nunca me ha gustado tanto un ser humano, es porque la historia lo ha querido así..

26 de agosto de 2009

El Intercambio y La Locomotora

Diferente a un viaje de turístico, diferente a unas vacaciones. Qué hace al intercambio distinto a un pasaje de ida y vuelta, a un año en un colegio extranjero o a aprender un idioma.
El hecho de compartir con gente distinta puede ser muy chocante, más aun, el hecho de formar parte de un contexto diferente al habitual puede ser un factor determinante dentro de la identidad de un sujeto. Tarde o temprano, los seres humanos nos damos cuenta que cambiamos en relación al resto. Si esto se combina con la costumbre de todo un año, de estar compartiendo en otro idioma, con otra familia, con otros amigos, el producto resultante es una experiencia que te determina por el resto de tu vida. El intercambio cultural no es más que tiempo, en un lugar específico, sumado a las costumbres y las relaciones sociales, y tiene la particularidad de quedar plasmado en ti para siempre.
El intercambio se vive sólo una vez, en el momento y el lugar preciso, como una estación de combinación en la linea de un tren. Por lo general el intercambio parte de una decisión arriesgada, que sólo puede surgir por un sentimiento de inconformidad consigo mismo y con el contexto. Un elemento perturbador que puede ser traducido simplemente como curiosidad, algo que delata que hay un mundo por descubrir tras la pared que te aísla y las sábanas que te cobijan. Casi todos nosotros vivimos en burbujas, en la mayoría de los casos, promovidas y construídas por nuestros padres.
Esta experiencia no es repetible, nunca nada volverá a ser como antes, pues luego del intercambio y, a pesar de que vuelvas al lugar, haciendo lo que hagas, tú y el resto ya no serán los mismos. Es darte cuenta que toda decisión que tomes de ahora en adelante, dependerá de las experiencias pasadas que recorren tu vida a la velocidad una locomotora. Esto precisamente es lo romántico de los lugares, las personas y el tiempo, que se desarrollan y transcurren como el paisaje fuera de un tren, por un camino infinito, con un destino indefinido, donde todo lo que vemos por la ventana del vagón tiene un término, un fin.

18 de agosto de 2009

Smoking Kills

Ocho de la mañana en el barrio bellas artes y ahí va ella con su cigarro, a pleno sol saliendo del motel. Mientras camina, en esos pantalones ochenteros sus muslos se asfixian recreando una cruenta escena del pasado cercano.
Por un momento descubro su historia, su origen de clase media y su pronta inserción en la sociedad como una mujer abusada. Nunca pudo tener hijos, y a pesar de eso, insistía en buscar a un príncipe azul burguecito que la sacara del hoyo. Ningún hombre cumplió sus expectativas, sus objetivos de vida destruidos aun se ocultan tras esa cara de niña bien. La verdad, no me costó mucho entenderlo cuando la vi por primera vez en la calle Merced.
La asesina en serie, la mata hombres, la machicida. Ahí está, fumándose rápidamente esa vida insatisfecha, acabando de manera acelerada con su rutina sicópata. Smoking Kills.

28 de julio de 2009

La última madrugada

La noche se terminó, cuando nuestras vidas florecieron
el humo del incienso acarició por última vez nuestros ojos
las palabras sobraron durante aquella noche de despedida
te besé por última vez hasta las entrañas de mármol
y te hice el amor como el más vil de los cualquiera.
Llevamos miles de años de casados y millones de enamorados
y a pesar de tener, dos argumentos para habernos alejado
siento que el amor me retiene, incrédulo y sin compasión,
pienso que todo esto ocurre pues no amé a nadie más que a tí
Cierro los ojos procurando mirar las sombras del amor
y pretendo ver siluetas oscuras, luces, estrellas de pasión
quiero ver la cama como un edén en llamas, repleto de calor
Lo hicimos por última vez acabando con hermosos orgasmos,
sólo la luna sabe cuánto amamos los hombres;
cuánto gozamos, el sol.